ESTAR EN EL MOMENTO ADECUADO, EN EL SITIO PRECISO


Quiero relatar una situación que me sucedió recientemente cuando visité una sucursal de una oficina bancaria en la cual tengo cuenta. Curiosamente dicha entidad cotiza en el IBEX 35. Mi única intención era realizar unas gestiones habituales, como las que podemos hacer cualquiera de nosotros que tenemos una cuenta corriente o un producto financiero. Sin embargo me vi sorprendido por la  “sugerencia” de un “Asesor Financiero”, a los cuales habría que denominarles claramente  lo que son: comerciales, ya que si tienes un mínimo de conocimientos en el asunto y escarbas un poco, determinas claramente que su única misión es conseguir una serie de objetivos marcados mediante el endose de determinados productos que venden. Otra cuestión sería analizar si los productos que ofertan interesan a los potenciales clientes, pero de lo que si estoy seguro es que si que interesan a la entidad que los oferta.
 



El empleado de la entidad bancaria en ningún momento se preocupó en conocer mis conocimientos o inquietudes de inversión. Simplemente comprobó que yo disponía de algo de liquidez, y con mucha soltura me soltó lo siguiente: “Yo compraría acciones de la entidad, ya que están baratas, seguro que van a cotizar a un precio más alto, como así han hecho en el pasado”. Como soy un poco puñetero, le hice la pregunta clave para determinar cual era su estrategia de inversión: “ ¿En cuánto tiempo crees que estarán a ese nivel?”.Su respuesta, como podréis deducir, fue ambigua, difusa y nada esclarecedora, y desde luego no adecuada para invertir ni un Euro.

Me he permitido compartir esta anécdota, ya que es una situación que nos podemos encontrar en este mundo de la Gestión de Activos Financieros en donde el Momento (Timing) en el que se toma la inversión es clave.

No quiero ser más listo que nadie, pero ya sé que las acciones de la entidad bancaria van a estar al mismo nivel, o incluso muy superior que en el momento al cual se refería el comercial de banca, pero también sé que van a estar a un precio muy por debajo del actual. Poniéndonos en  una situación temporal muy larga, por ejemplo 50 años, no sería aventurado, y seguramente no nos equivocaríamos si decimos que cualquier acción que cotiza en el IBEX 35 tendrá un precio 3 o 5 veces superior al actual, o por el contrario puedan cotizar a un precio un 70% inferior al actual. ¿De qué nos sirven entonces está información?, lamentablemente de nada.

Uno de los grandes errores, provocados y fomentados por unos “Asesores Financieros” poco cualificados y cuyo único objetivo es cumplir las cuotas de objetivos o recaudar comisiones, es realizar inversiones sin una planificación estratégica basada en un análisis previo que determine el momento de la Tomas de Posición en los Activos.


Pero sin duda el mal que subyace en toda inversión realizada sin previo análisis es la Envidia. Muchas personas invierten sólo por un comentario de un familiar cercano, amigo o compañero de trabajo que les dice que se están forrando por haber comprado el activo X. Sus mentes en ese preciso instante se ciegan, y no ven o no quieren ver lo más importante: ¿Qué criterios han tomado estas personas para invertir?. En muchas ocasiones estas primeras personas tomaron sus decisiones también por el comentario de sus vecinos, familiares o compañeros de trabajo. Si es así y les está saliendo bien, no habrán hecho otra cosa más que “Jugar”, y más temprano que tarde saldrán escaldados y arruinados. Si por el contrario sus inversiones se han realizado a través de un análisis riguroso y serio que les ha determinado el Momento de entrada y salida, estarán invirtiendo adecuadamente, pero no están compartiendo esta información con los demás. Y es aquí donde se encuentra la llave, ya que las estrategias de inversión per se (salvo excepciones) no son ni buenas, ni malas. Probad sino a decirle a un neófito en Bolsa que se puede ganar dinero cuando esta cae a plomo. ¡Alucinaran!.

En toda buena estrategia de gestión de nuestras inversiones tiene que haber un análisis previo que nos marque el Qué, Cómo, Cuánto y Cuándo Invertir. Hacerlo de otra manera es regalar dinero al mercado.

¡Qué daño han hecho las conversaciones de Bolsa en Bares de Copas a altas horas de la madrugada!




RAÚL CALLE
PSICOLOGÍA DEL TRADING

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

.Image { text-align:center; }