PSICOLOGÍA DEL TRADING: APALANCAMIENTO, EL ÁNGEL CAÍDO



En la religión cristiana (en el Antiguo Testamento) se habla del  Angel caído que se rebeló contra Dios y fue expulsado por su conducta. Lucifer es su nombre (También llamado Satanás, que en hebreo significa adversario, palabra que era comúnmente utilizada en el antiguo testamento para referirse al mal, no exactamente al diablo).

Ya en el Nuevo Testamento se hace una identificación de Satán como el diablo, el cual es un ser maligno y tentador de los hombres, lo que ha continuado hasta nuestros días, ya que en nuestra sociedad equiparar a alguien o algo con el diablo es hacerlo con el lado más oscuro y malvado de los hombres. Independientemente que la persona que hace la referencia sea religioso o no, es un término comúnmente utilizado para establecer la analogía con lo pernicioso y lo malvado.

__________________

Ahora seguro que os estaréis preguntado, ¿qué tendrá que ver un artículo sobre el Trading con la religión?, pues la verdad es que nada en realidad, pero me he permitido la licencia ( pido perdón por adelantado si he cometido alguna incorrección al explicarlo), ya que en el origen, en su génesis, Satán o Lucifer era un Ángel, es decir, un ser que en su esencia representa la pureza y lo que es más importante, y que es lo que realmente tiene importancia para este artículo. En nuestra sociedad es claramente identificado con el bien.

La analogía de la esencia bondadosa que puede convertirse en algo oscuro y malvado me ha servido para remitirme a uno de los instrumentos financieros que mayor auge están teniendo en el mercado: los productos que permiten el apalancamiento, con los cuales poder operar con un nominal muy superior que en contado con el mismo dinero. Multiplicando nuestra capacidad de inversión ya que el único coste inicial que se nos requiere es una garantía, cuyo importe se establece mediante un porcentaje sobre el nominal sobre el que estamos operando.

Con el fin de clarificar dicha explicación pondré un ejemplo:

Si tenemos 5.000€ para invertir y queremos comprar acciones de por ejemplo  Telefónica, que da la casualidad que cotizan a 10€ acción en el momento de compra. Tendremos dos opciones; o comprarlas en contado, con lo cual podemos comprar 500€ acciones o comprar mediante un producto apalancando, tipo CFD, el cual únicamente nos requerirá que depositemos una garantía del 5% (aproximado) del valor del nominal, en nuestro caso 5.000€.

Si lo hacemos mediante un CFD ( acrónimo del inglés Contract For Diferencies. Es el producto derivado apalancado más popular, ya que permite que al Broker o Marketmaker dar acceso a mercados que de otra manera para el cliente minorista o particular serían imposibles),  y quisiésemos comprar las mismas 500 acciones de Telefónica, con el mismo precio de cotización unitaria, solamente tendríamos que desembolsar inicialmente 250€ en concepto de garantía ( el 5% del importe del nominal), teniendo disponibles 4.500€ más para poder invertir en más CFDS de Telefónica u otros activos financieros.
Pero es que además estos productos me permiten -situación que no permite el contado- tomar posiciones  largas (alcista) o cortas (bajista) en todos los activos en los que esté disponible.


Guauu!! Qué alucinante!!.


Seguramente si usted es neófito en la gestión de activos financieros, con lo cual no ha trabajado todavía con productos apalancados ( el CFD es el producto estrella de todos los Brokers, ya se establezca con acciones, commodities, divisas, índices, etc), al leer la explicación  anterior habrá emitido expresiones iguales o similares de entusiasmo a las detalladas, y se preguntará ¿Por qué no lo he sabido yo antes?. Seguidamente se le pasará por la cabeza que mañana a primera hora empezará a buscar intermediarios ( Brokers) que le permitan con sus pequeños ahorros participar en este chollo que le va a permitir en pocos años ser rico y estar operando desde la playa de un país tropical tumbado en una hamaca mientras le sirven una piña colada, asesorando a sus amigos cobrando jugosas comisiones…blablabla.

No se sorprenda si he acertado sus pensamientos de Rey Midas, no soy vidente ni nada similar, es que casi todo el mundo ha pasado por lo mismo en algún momento. Situación que es fomentada y alentada por la publicidad de los intermediarios financieros, en donde inducen a pensar que ganar dinero es fácil ( no sea tonto, está ahí para usted), y sobre todo que no necesita mucho dinero para hacerlo, ya que siempre hablan de los incrementos que se producen en la cuenta cuando el valor se revaloriza a favor de su posición, pero nunca resaltan que en un movimiento en contra de su posición las perdidas se multiplican en relación al apalacancamiento que ha tomado. Siempre se les olvida mencionar algo que es fundamental, pero que cuando vemos que podemos  ganar dinero, y la avaricia nos ciega la razón, parece que lo obviamos: a mayor apalacamiento mayor volatilidad y por supuesto mayor riesgo, o dicho de otra existe la misma probabilidad de obtener grandes perdidas que de obtener grandes ganancias.

Y es aquí donde se esconde el maligno, el perverso lado oscuro. Aunque inicialmente los productos que permiten el apalancamiento permiten acceder a mercados que no son accesibles al cliente particular y que permiten apostar a la revalorización y también a la perdida de valor de un activo, la mala gestión del apalancamiento ( apalancamiento excesivo), hace que nuestras cuentas caigan en saldo cero en no más de tres o cuatro meses ( es el tiempo que estiman los brokers que un cliente particular liquida su cuenta, con saldos inferiores a 20.000€, ya que los grandes capitales tienen como principio fundamental conservar el capital, no asumiendo riesgos elevados en la gestión)

No olvidemos nunca que para que nosotros podamos tomar posición en un activo, tiene que haber alguien que tome la posición contraria ( si nosotros estamos largos es que alguien esta corto), y sobre todo lo más importante, y que nunca debemos olvidar, en la mayoría de casos estamos compitiendo contra el Broker que nos presta el servicio (que hace de creador de mercado: crea oferta y crea demanda para que podamos operar y cerrar operaciones), o lo que es lo mismo, si lo hacemos mal nuestra inversión se convierte en un juego de casino, en el cual nuestro oponente es la Banca, y como dice el refrán popular “ la banca siempre gana”. No lo olvide nunca.



PART II

Espero que la lectura de la primera parte le haya resultado interesante, y aprovecho para agradecerle que haya tenido la voluntad de seguir leyendo sobre el tema de los productos apalancados. En esta segunda parte pondré un ejemplo asimilable a una operativa real de exceso de apalancamiento. Como no todo van a ser lamentaciones, relataré la operativa que considero es adecuada para que la gestión con productos apalancados le resulte exitosa. ¡Que no estamos para regalar dinero!.


Como ya le mencioné en el articulo anterior, lo mejor para ver una mala operativa de exceso de apalancamiento en  mercado es realizar un ejemplo de una situación que perfectamente es extrapolable a una situación real, en la cual el cliente, al que llamaremos A,  ha decidido abrir una cuenta en un Broker para la gestión de su pequeño patrimonio (10.000€), mediante la inversión, que en este caso se convierte en “jugar”, en CFDS:

El cliente A, que ya ha abierto su cuenta, lo primero que hace es pensar en qué invertir dentro de la gran cantidad de activos financieros que le ofrece el Broker. Como quiere algo distinto a lo que podría hacer en mercado de contado, y ha oído hablar de que es importante invertir en activos con “liquidez” y al mismo tiempo ha escuchado que las divisas es el mercado más liquido que existe, decide invertir en ellas. Para decidir en cual, y debido a que no conoce nada de ellas, piensa que lo mejor es hacerlo en el par EURUSD, ya que él es español y vive con el Euro como moneda oficial, y que además el Dólar debe ser una divisa  fuerte ya que es de los USA (no se sorprenda, razonamientos igual de arbitrarios o más se toman en las operativas a diario, con lo cual el Broker/Banca está encantado, viendo ya los ingresos en su cuenta).


Como tiene 10.000€, y por cada lote de EURUSD, el Broker le pide una garantía de “sólo” 1.000€. Determina que puede apalancarse en 10 lotes, pero que para ser la primera vez, va a ser un poco más conservador, y “sólo” va a adquirir 8 lotes.

Lo normal es que esté cegado, y no haya visto que invertir en 8 lotes es equivalente a invertir en 800.000$, si ha leído bien ¡800.000$!, y con una inversión inicial de sólo 8.000€. Ya de partida algo ya no está bien analizado,¿el factor riesgo para qué tenerlo en cuenta?, la avaricia no se lo permite.

Pero peor todavía, no habrá analizado correctamente, o no se habrá percatado de la volatilidad que supone movimientos del subyacente, es decir cuánto vale el movimiento de un Pipo ( el punto básico en divisas), que en nuestro caso vamos a determinar que es de un 1€ ( se ha elegido un numero entero, ya que facilita la comprensión del caso, pero en la realidad no es un  numero entero para el Euro ya que al entrar en el par EURUSD nos financiamos en Dólares Americanos, y por lo tanto deberemos hacer la conversión a Euros).

Con todas estas premisas, el cliente A, el día 30 de agosto de 2012, decide poner una posición alcista en EURUSD, y compra 8 lotes. Como está muy seguro que el Euro se va a revalorizar, no piensa en poner Stoploss, ¿para qué? Está seguro del movimiento. seguidamente se va a comer algo, que le está entrando hambre.

Toma la posición a 1.25594$, y Media hora después (tras haber comido) vuelve y revisa la posición. Comprueba horrorizado que el activo está cayendo y que su cuenta está disminuyendo a pasos agigantados. Le entra el pánico y como no quiere perder hasta la camisa decide cerrar posición de los 8 lotes ( lo hace en 1.24873$).

 Comprobando el resultado de su operativa mediante un gráfico, vemos que acaba de perder 721€ por cada lote. Recordemos que un movimiento de un pipo es igual a 1 Euro, que por los 8 lotes que tenía de posición hacen un Drowdawn de 5.678€. ¡En no más de media hora!, guauuu, pero lo triste es que esto pasa de manera muy frecuente, no es un caso aislado.




¿Pero cómo ha podido suceder esto?, ya que si analizamos el movimiento del subyacente, el EURUSD, este ha sido inferior al 1%, entonces ¿qué ha fallado?, ya que con un movimiento menos del 1% del activo el cliente A ha perdido más del 50% del importe total de su cuenta. La respuesta es sencilla, además de que no ha hecho un análisis más profundo de la inversión, le ha cegado la posibilidad de apalancarse en exceso y la codicia por ganar dinero rápido. No olvidemos que estaba “jugando” con un nominal de 800.000$.

El cliente A lo normal  es que después de esto salga tan escaldado que durante una temporada no vuelva a acercarse a la gestión de activos financieros, y que durante unos cuantos días se le quede una cara de tristeza extrema (debido sin duda a la frustración que le supone ver destrozadas las altas expectativas que tenía, ya que había pensado en “forrarse” de manera rápida y sencilla)

Los productos apalancados son productos de alto riesgo en los cuales hay que seguir una operativa prudente, en la que nuestra rentabilidad sea progresiva. Sin grandes altibajos, pero sostenida en el tiempo.


A continuación detallo las variables mínimas que considero hay que tener en cuenta  a la hora de operar con dichos productos, independientemente del activo en el cual invertamos y del Análisis Técnico o Fundamental que hagamos:

  • Entrar con pocos lotes: una vez hayamos analizado la situación,  inicialmente podemos entrar con 0,1 lotes (un 10% del lote)  o con minilotes (todos los Brokers nos dan está opción), y con ello reducimos considerablemente el riesgo gestión.

  • Poner Stoploss: esta premisa es fundamental, por que  si no hemos acertado con el movimiento, este procedimiento nos permite minimizar las perdidas.

  • Piramidar: en caso de que hayamos acertado con el movimiento, ya sea alcita o bajista, introduciremos 0,1 lotes o minilotes según vayamos teniendo resultados positivos en la posición inicial, y así sucesivamente. Las nuevas posiciones siempre deberán tener sus correspondientes Stoploss por si el mercado se da la vuelta.

  • Seleccionar el  mismo Timeframe para todas las posiciones: Es importante ser rigurosos con ello, ya que si elegimos gráficos de 5 minutos para entrar en la primera posición, mantendremos esta metodología en las siguientes, pero siempre comprobando continuación de tendencia en Timeframe superior. Por ejemplo en horario.

  • Reforzaremos nuestra toma de posiciones con algún indicador: este procedimiento se hace para ratificar la tendencia, detectando cambios en la misma que pueda afectarnos. En mi caso me gusta mucho la Media de Hulk, ya que es muy visual e intuitiva, tiene un color para tendencia alcista y un color para tendencia bajista, lo que hace muy sencillo detectar los puntos de entrada y salida.


Espero que todo lo redactado en el presente artículo le haya resultado interesante y le sirva para que su cuenta de Trader se incremente en el futuro, que para lo que estamos aquí es para ganar algo de dinero.

El apalancamiento es un “arma” espectacular, con muchas posibilidades, pero muy, muy sensible, la cual debe utilizar con mucho cuidado y precaución, ya que de lo contrario puede meterse un tiro en el pie.






RAÚL CALLE
PSICOLOGÍA DEL TRADING

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

.Image { text-align:center; }